Blog

Tips para que tu coche no pierda valor

Cuando nos compramos un coche nuevo, durante los primeros años estamos pendientes de cualquier cambio o ruido extraño que notemos y visitamos al taller con cierta frecuencia. Unos años después, dejamos de prestarle tanta atención a nuestro coche y visitamos el taller sólo cuando toca ITV o para las revisiones concretas que le correspondan. Y en muchas ocasiones, intentamos apurar al máximo acudir al taller a pesar de que sabemos que nuestro coche tiene alguna avería. 

Acude al taller para que tu coche no pierda valor

Este hecho hace que nuestro vehículo vaya deteriorándose y que poco a poco vaya perdiendo valor. La pérdida de valor de nuestro coche es un grave problema del que a menudo nos damos cuenta cuando queremos cambiar de coche.

Ya sea porque quieres revender tu coche, o porque lo vayas a entregar en el concesionario, un buen cuidado de tu vehículo es la única forma de que a la larga te ofrezcan más por él.

Hoy desde BinaryElectronic queremos presentarte un listado con las principales características que se valoran a la hora de valorizar un vehículo, desde el punto de vista de la electrónica y mecánica del automóvil:

  • Kilometraje. Además de la marca, modelo y fecha de antigüedad, las personas que buscan comprar un coche de segunda mano se interesan mucho por este aspecto. Igualmente, te preguntarán por el número de propietarios que ha tenido el coche. Deberás tener a punto la documentación que acredite estos aspectos.
  • Mantenimiento. Si no dispones del libro de mantenimiento, ten a mano las facturas con las que puedas confirmar que el vehículo ha pasado las revisiones más importantes (cambio de aceite y filtros, batería). Es importante que el coche no tenga pérdida de líquidos y que todos los niveles sean correctos.
  • Dirección. Cuando el interesado realice un paseo de reconocimiento comprobará si hay ruidos en la dirección mecánica y asistida, si tiene holgura o más dureza al girar a un lado que a otro y si las marchas entran con suavidad.
  • Carrocería. Si has tenido algún pequeño roce o abolladura con tu coche éste es el momento de repararlo. Causarás mejor impresión al comprador.
  • Estado del interior. La tapicería, el estado de los cinturones de seguridad, el volante o los pedales (freno, embrague) son puntos clave para pasar esta prueba con éxito.
  • Neumáticos. Mejor nuevos o, al menos, sin grietas y con el dibujo adecuado.
  • Tubo de escape. Además de no presentar desperfectos, es vital que no expulse humos que sean señal de una mala combustión.
  • Iluminación. Todas las luces del coche –emergencia, cortas, largas, marcha atrás, intermitentes- deberán lucir adecuadamente.
  • Cuadro de instrumentos. El nuevo propietario vigilará que todos los indicadores y testigos del salpicadero funcionen correctamente –que no parpadeen o se apaguen- y no haya ningún aviso de fallo.
  • Centralita. Por último, será imprescindible que mantengas a raya aspectos como la climatización del coche, la apertura y cierre a distancia o los elevalunas eléctricos.

Para evitar imprevistos y tener que reducir el precio final de venta, ponte en manos de un taller de electrónica de coches profesional. Si mantienes una correcta revisión periódica de tu vehículo –tanto de la parte electrónica como mecánica del automóvil– alargarás la vida de tu coche y aumentarás su valor en el mercado.

Escrito en: Electrónica del Automóvil

Dejar una respuesta (0) ↓

Dejar una respuesta