Blog

Importancia del ABS para una conducción segura

El ABS (en español, Sistema Antibloqueo de Frenos) es el mecanismo que controla que las ruedas de nuestro vehículo no se bloqueen por causa de una frenada brusca, a menudo en un contexto climatológico adverso, con la presencia de lluvias, granizo o barro como causantes habituales de este tipo de accidentes aparatosos.

Gracias al ABS, las ruedas del vehículo no dejan nunca de adherirse a la carretera, garantizando el control de la situación por parte del conductor.

La seguridad de tener el Sistema ABS en tu vehículo

La implantación del ABS fue masiva a lo largo de los años 80, dada su efectividad a la hora de evitar accidentes: en una situación de frenada brusca, los vehículos sin ABS carecen de manejabilidad, pues las ruedas se bloquean y el conductor no puede desviarse de la colisión; con ABS, se mantiene la intensidad de frenada sin perder en ningún momento el control del volante.

El ABS tiene un fácil funcionamiento: a través de un sensor de revoluciones instalado en cada rueda, se establece una ecuación entre la velocidad del vehículo y los datos emitidos por los sensores, que detectan inmediatamente cualquier disminución brusca en el número de revoluciones de las ruedas según el cálculo proporcional establecido. En cuanto esto sucede, el ABS redistribuye al instante el líquido de frenos entre las ruedas para evitar el bloqueo, permitiendo al mismo tiempo doblar y mantener la frenada, evitando así todo tipo de situaciones de riesgo.

Las ventajas que el sistema ABS aporta a los automóviles son claras. Por un lado, reduce la distancia de frenado. Por otro, nos da la posibilidad de frenar en curvas sin perder el control. Y, sobre todo, permite al conductor mantener la maniobrabilidad durante las frenadas bruscas. Los conductores sin ABS, al toparse durante su trayecto con un obstáculo imprevisto en la carretera, frenaban bruscamente perdiendo el control sobre el volante y colisionando. Por ello, se puede afirmar que los vehículos con ABS son más seguros.

El ABS es un sistema fiable y sofisticado, pero también puede llegar a averiarse en ciertas circunstancias. En esos casos, el vehículo nos avisará con un pitido y un mensaje en el cuadro de mandos. En caso de avería, las ruedas traseras se bloquearán. Algunas de las causas que conllevan el bloqueo de las ruedas también pueden ser:

  • El interruptor de las luces de freno no funciona.
  • Falta de mantenimiento en el líquido de frenos.
  • Mal estado del cableado de sensores de las ruedas.

En cualquier caso, ante un comportamiento extraño del ABS lo mejor será siempre acudir a nuestro taller de confianza y consultar con un experto.

Escrito en: Electrónica del Automóvil

Dejar una respuesta (0) ↓

Dejar una respuesta