Blog

Principales averías del filtro antipartículas

Si tu coche es motor diésel y anterior al año 2006, posiblemente no tenga filtro antipartículas (FAP). Por el contrario, al menos el 65 % de los diésel fabricados con posterioridad a ese año lo llevan como medida para respetar el medio ambiente. Y, aunque vienen preparados para realizar un mantenimiento automático del mismo (regeneración), deberás estar alerta para evitar posibles averías que te hagan reparar el FAP de tu coche.

Reparación de filtros antipartículas en Granada

El filtro antipartículas se encuentra en el tubo de escape -entre en catalizador y el silencioso- con el objetivo de almacenar, quemar y eliminar las partículas contaminantes (cancerígenas) que proceden del funcionamiento del motor. No sustituye al catalizador, ya que ambos elementos son muy similares (con estructura cerámica) y se complementan. Cuando el FAP alcanza una saturación de partículas determinada, para evitar su fallo, realiza una regeneración automática. Las averías se originan, cuando, la unidad control detecta que el FAP está taponado y ordena la regeneración, pero el coche no puede completar esta función correctamente ya que los gases de escape no alcanzan una temperatura elevada.

Para evitar estos casos y ayudar a mantener el filtro antipartículas en buen estado, deberemos evitar una serie de “manías” al volante, sobre todo cuando circulamos por ciudad. En caso contrario, la luz del salpicadero correspondiente (check engine) se encenderá y avisará de que algo falla; el vehículo no pasará la ITV y no nos quedará más remedio que reparar el FAP en un taller.

Cómo mantener el FAP en buen estado

En primer lugar, mantén tu coche con el aceite recomendado por el fabricante y nunca añadas aditivos al combustible ya que podrían ser incompatibles y provocar averías. Además, debemos tener en cuenta que, al circular por la ciudad, las constantes paradas en semáforos, cruces y paso de peatones dificulta el proceso de regeneración ya que el motor nunca suele funcionar por encima de 2.000 revoluciones por minuto. Ante este estilo de conducción, existen distintas medidas preventivas como rodar de vez en cuando por carreteras con algo de pendiente o circular unos minutos con el propulsor a un nivel superior a 2.000 rpm. De este modo, el motor trabajará con una buena temperatura y ayudaremos a mantener nuestro filtro antipartículas lo más saneado posible.

No obstante, ante cualquier problema o si necesitas reparar el FAP de tu coche, ponte en manos de profesionales. En Binary Electronics trabajamos con un sistema de limpieza por ultrasonido que permitirá reparar tu filtro FAP de forma completa y con total garantía.

Escrito en: Consejos para su Automóvil

Dejar una respuesta (0) ↓

Dejar una respuesta